UNICEF alerta de que los niños se enfrentan a nuevas amenazas y desafíos antes «inimaginables»

Madrid, 18 Sep. (EUROPA PRESS).- El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha alertado este miércoles de que los niños de todo el mundo se enfrentan a nuevas amenazas y desafíos antes «inimaginables» en un mundo en el que cerca de «15.000 niños menores de cinco años siguen muriendo todos los días, en su mayoría debido a enfermedades que se pueden tratar y a otras causas evitables». En una carta para conmemorar el 30º aniversario de la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño, la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, ha advertido de que «estamos haciendo frente a un aumento alarmante del número de niños con sobrepeso, pero también de niñas que sufren anemia». «Vuestra generación, la de los niños de hoy, se enfrenta a nuevas dificultades y cambios a nivel mundial que eran inimaginables para vuestros padres», ha escrito Fore, que señala que «la desigualdad se está agravando». «Nuestro clima está cambiando más de lo que podíamos imaginar, la tecnología está transformando el modo en que percibimos el mundo y las familias están migrando más que nunca. La infancia ha cambiado, y nosotros tenemos que cambiar nuestros enfoques para adaptarnos a esos cambios», ha manifestado. En este sentido, ha subrayado los desafíos principales y crecientes para los niños en la actualidad: los conflictos prolongados, la contaminación y la crisis climática, el declive de la salud mental, las migraciones masivas y otros desplazamientos de la población, las habilidades futuras para los trabajos del futuro, los derechos sobre los datos y la privacidad en la red, así como la información falsa en Internet. En relación con el cambio climático, Fore ha indicado que podría ser «la mayor amenaza para los derechos de la próxima generación de niños», que necesitan «agua limpia, aire limpio y un clima seguro». Según datos de UNICEF, más de 500 millones de niños viven en zonas donde las inundaciones son extremadamente altas. El aumento de las condiciones meteorológicas extremas y el aire tóxico y las sequías prolongadas también forman parte de esta crisis y están afectando de manera desproporcionada a los niños más pobres y vulnerables, tal y como ha afirmado. En 2017, aproximadamente 300 millones de niños vivían en las zonas con los niveles más tóxicos de contaminación atmosférica exterior, seis o más veces superiores a los límites de las directrices internacionales, una situación que contribuye a la muerte anual de unos 600.000 niños menores de 5 años. En la misiva, Fore ha asegurado que «para mitigar el cambio climático, los gobiernos y las empresas deben trabajar juntos para abordar las causas profundas de estos problemas mediante la reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero, de conformidad con el Acuerdo de París». «Deben trabajar juntos para reducir el consumo de combustibles fósiles, crear sistemas agrícolas, industriales y de transporte más limpios e invertir en ampliar las fuentes de energía renovables», ha expresado. Con respecto a los conflictos, la carta pone de manifiesto que el número de países en situación de conflicto en la actualidad es el más alto registrado desde la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989, y que uno de cada cuatro niños vive en países afectados por desastres o conflictos violentos. Asimismo, ha destacado que los conflictos y los desastres naturales han impedido seguir estudiando a 75 millones de niños y jóvenes. «Un mundo digitalmente inclusivo debería permitir a los jóvenes, independientemente de su situación, acceder a la educación», ha subrayado antes de abordar la amenaza que puede suponer la desinformación y la falta de privacidad en la red. Entorno digital e información falsa Fore ha advertido de que un entorno digital en el que cueste distinguir la verdad de la ficción tiene el potencial de minar la confianza en las instituciones y las fuentes de información, además de sesgar el debate democrático y las intenciones de los votantes y sembrar dudas acerca de otros grupos étnicos, religiosos o sociales. Así, ha sostenido que la información falsa a través de Internet «expone a los niños a la captación con fines sexuales, el abuso y otras formas de explotación» y ha apuntado que «la depresión se encuentra ahora entre las principales causas de discapacidad entre los jóvenes». «La detección y el tratamiento tempranos son fundamentales para evitar que los episodios de angustia mental lleguen a un punto crítico y que los jóvenes sufran daños que echen a perder sus vidas, que son tan valiosas», recalca. «No podemos seguir creyendo ingenuamente que la verdad tiene una ventaja innata sobre la mentira en la era digital y, como sociedades, debemos crear resiliencia contra la avalancha diaria de falsedad que hay en la red», ha dicho Fore, que insta a «comenzar por formar a los jóvenes para comprender en qué y en quién pueden confiar en Internet, de manera que puedan convertirse en ciudadanos activos y comprometidos». Migrantes y apátridas Más de 30 millones de jóvenes han emigrado de su lugar de nacimiento, tal y como recoge la agencia de la ONU, que asegura que «cuando la desesperación impulsa la migración, puede llevar a que los niños migren sin los permisos legales que necesitan, convirtiéndose en lo que se denomina como migrantes irregulares». «A menudo, realizan viajes peligrosos a través de los desiertos, los océanos y las fronteras militarizadas, encontrándose en el camino con situaciones de violencia, abuso y explotación», recoge el texto de la carta. UNICEF lamenta que cerca de una cuarta parte de las personas que nacen hoy –casi 100.000 bebés– nunca tengan un certificado de nacimiento oficial ni reúnan los requisitos necesarios para obtener un pasaporte. «Todo niño tiene derecho a una identidad legal, a la inscripción de su nacimiento y a una nacionalidad (…) Como niño no registrado o «apátrida», eres invisible para las autoridades, como si nunca hubieras existido», ha acentuado. No obstante, Fore ha reconocido que los niños y los jóvenes ya han iniciado movimientos por todo el mundo en busca de soluciones para responder a los desafíos a los que se enfrentan y ha pedido a los dirigentes mundiales que sigan su ejemplo. «Vosotros, los niños y los jóvenes de hoy, habéis tomado las riendas y estáis exigiendo medidas urgentes. Además, os estáis ‘empoderando’ para aprender acerca del mundo que os rodea y adaptarlo a vuestras necesidades. Os estáis pronunciando, y nosotros os estamos escuchando», ha valorado.
Fuente: El Pais