Un raro asteroide muy cercano al Sol orbita cada 165 días

Madrid, 11 Feb. (EUROPA PRESS).- Astrónomos acaban de encontrar un asteroide que gira alrededor del Sol cada 165 días terrestres, el periodo más corto medido en cualquier asteroide conocido. La roca espacial, llamada 2019 AQ3, podría ser parte de una vasta y prácticamente desconocida población que se acerca a través del sistema solar interior, muy cerca del sol. “Hemos encontrado un objeto extraordinario cuya órbita apenas se aleja de la órbita de Venus; eso es algo muy importante”, declaró en un comunicado Quanzhi Ye, del Centro de Análisis y Procesamiento de Infrarrojos (IPAC), un centro de datos astronómicos y científicos del Instituto de Tecnología de California (Caltech). 2019 AQ3 es una “especie muy rara”, dijo Ye, y agregó que “podría haber muchos más asteroides por descubrir como este”. La órbita del asteroide 2019 AQ3 no es la más corta. El planeta Mercurio hace un viaje alrededor del sol cada 88 días. Pero la roca espacial es única, dijeron los investigadores, informa Space.com. 2019 AQ3 fue descubierto el 4 de enero, en imágenes capturadas por el ZTF (Zwicky Transient Facility), una cámara instalada en el Telescopio Samuel Oschin de 122 centímetros en el Observatorio Palomar en el sur de California. El ZTF, que comenzó a operar en marzo de 2018, escanea todo el cielo visible del norte cada tres noches. Su amplio campo de visión y su frecuencia de levantamiento rápido hacen de la ZTF un gran observador de explosiones de supernovas, asteroides y otros “transitorios”: objetos y fenómenos astronómicos que solo son visibles temporalmente. De hecho, la cámara ya ha detectado 60 nuevos asteroides cercanos a la Tierra, dijeron los miembros del equipo de ZTF. Tras su localización, 2019 AQ3 otros grupos investigadores observaron el objeto el 6 y 7 de enero, utilizando una variedad de telescopios. Los astrónomos también revisaron los datos archivados, encontrando evidencia de 2019 AQ3 en imágenes capturadas por el telescopio Pan-STARRS en Hawai que datan de 2015. Reuniendo toda esta información, Ye y sus colegas pudieron mapear en detalle la órbita de 2019 AQ3. Según determinaron los investigadores, el asteroide se enfoca alrededor del Sol en un camino elíptico que lo lleva dentro de la órbita de Mercurio en un punto más cercano y ligeramente más allá de Venus en su punto más distante. Y la órbita de 2019 AQ3 está inclinada, fuera del plano de la Tierra y los otros grandes planetas del sistema solar. Por lo tanto, 2019 AQ3 parece pertenecer a la clase de asteroides Atira (también conocida como Apohele), que tienen órbitas interiores a la de la Tierra. Según los investigadores, solo unas 20 rocas espaciales, de los 800.000 asteroides conocidos, son Atiras. “El origen de los Atiras es una pregunta intrigante y abierta”, dijo el miembro del equipo de descubrimiento Wing-Huen Ip, profesor de astronomía y ciencia espacial en el Instituto de Astronomía y Ciencia Espacial de la Universidad Central Nacional de Taiwán. “Con cada objeto adicional, nos acercamos más a la formulación y prueba de modelos sobre ese origen y sobre la historia de nuestro sistema solar”. Es probable que existan muchas más Atiras y las que alinean la Tierra en su punto de mira podrían ser especialmente peligrosas, dijeron los investigadores. Esto se debe a que estos asteroides vendrían de la dirección del sol y, por lo tanto, serían difíciles de detectar debido al resplandor abrumador de nuestra estrella. 2019 AQ3 no es peligroso, sin embargo. Su órbita nunca lo acerca a la Tierra a menos de 35,4 millones de kilómetros, dijeron los investigadores. Si bien el tamaño del asteroide recién descubierto no está claro, las observaciones sugieren que podría tener una anchura de casi 1,6 kilómetros. Si ese es el caso, 2019 AQ3 sería uno de los mayores Atiras conocidos.
Fuente: El Pais