Alianzas del Gobierno de Rousseff fracasaron por no basarse en los principios

Quito, 13 may (Sputnik). – Las alianzas con otras fuerzas políticas que hizo el brasileño Partido de los Trabajadores (PT) de la presidenta suspendida Dilma Rousseff fracasaron porque apenas perseguían fines electorales, dijo este viernes a Sputnik Nóvosti la presidenta de la Comisión de Exteriores del parlamento de Ecuador, María Augusta Calle. “La alianza por la que llegó a la Cámara de Diputados Eduardo Cunha es la misma por la que llegó (Michel) Temer a vicepresidente; no son alianzas que se mantuvieron en el tiempo (porque) no se hicieron en función de principios, sino de conveniencias electorales”, aseguró la asambleísta oficialista a título personal. El jueves, Rousseff fue suspendida por seis meses de su cargo por decisión del Senado, que empleará ese tiempo para realizarle un juicio político. El principal impulsor del proceso fue el diputado Eduardo Cunha, hasta la semana pasada jefe de la cámara baja, y su primer beneficiario es Temer, compañero de fórmula de Rousseff que el jueves fue investido presidente interino. Cunha y Temer pertenecen al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que constituía la principal fuerza de la base aliada del PT hasta que el mes pasado decidió abandonar el Gobierno y sumarse de lleno al “impeachment” contra Rousseff. Calle, que preside la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional legislativa de Ecuador, enfatizó que lo que pasó en Brasil fue un golpe parlamentario orquestado por la oposición, que desobedeció la voluntad popular. “Fue un golpe de Estado parlamentario (en el) que, desconociendo la voluntad popular la oposición, que siempre tuvo en la mira la presidencia de Brasil, logró hacerse del poder con un pretexto absolutamente viciado e injustificado”, indicó. Para Calle, también jugaron un papel los medios de comunicación “mercantilistas”, pues manipularon a la opinión pública “con un discurso permanente de acusaciones de corrupción a una serie de políticos de izquierda” a quienes les “fueron debilitando la credibilidad”, opinó. El Senado brasileño aprobó en las primeras horas del jueves por 55 votos contra 22 la apertura del juicio político a Rousseff, acusada de maquillar las cuentas públicas. (Sputnik)
Fuente: El Pais